redes sociales

Vergüenza

Si tuviera que definirme de alguna manera, diría que soy vergonzosa.

No de las que les cuesta conocer a gente y se pone roja cuando le hablan, sino de las que va al gimnasio y en el vestuario se tapa con la toalla hasta a las orejas, mira al suelo para no mirar a las demás y tarda 10 segundos en estar cambiada y en la puerta.

¿Exagerada? Si, un poco, pero cuando me vine aquí y me hablaron de ir a la sauna me entraron los mil males de golpe y porrazo y a punto estuve de decir que me había puesto mala malísima para no ir.

IMG_1665
Este dibujo estaba en el libro de visitas de la sauna.
Obviamente no es mío, pero me encantó.

(If this drawing is yours or you know from whom it is, let me know and I will add the name of the author)

Para empezar, yo que soy muy púdica, metí el bañador en la mochila (por si por casualidad alguien lo llevaba, apuntarme al carro) y una toalla del tamaño de España para taparme hasta las orejas.

Cuando llegué aquí, los sudores comenzaron a caerme por la espalda. No sólo parecían estar desnudos debajo de la toalla, sino que además salían a la calle de esa guisa a beberse tranquilamente una cerveza, como el que se sienta en cualquier terraza.

IMG_1682

El shock no había terminado. Subimos las escaleras hacia la sauna de chicas (si, no son mixtas) y al abrir la puerta nos encontramos con esto:

julio 09

Si, Pensión Mari, ya lo sé. Es lo mismo que pensé yo nada más entrar: "Madre mía, con lo vergonzosa que soy, ¿qué se me habrá perdido aquí?"

Y entramos. Nada de bañador, por supuesto (ahora lo pienso y no puedo evitar pensar que es una guarrada), ni toalla ( a no ser una pequeña para no quemarse el "pompis"). Sólo amigas, familia y gente desconocida pasando el rato en la sauna. Hablando o en silencio, pero agusto, a pesar de no llevar nada de ropa.

¡Y me sorprendió, pero me encantó!

Hay chicas jóvenes, mayores y muy, muy mayores. Embarazadas, niños y hasta bebes que para no deshidratarse no paran de mamar del pecho de su madre.

IMG_1670
Este dibujo estaba en el libro de visitas de la sauna.
Obviamente no es mío, pero me encantó.
If this drawing is yours or you know from whom it is, let me know and I will add the name of the author)

Se está un ratito en la sauna, no mucho, y se sale para descansar y recuperar líquido. Hay muchas chicas que aprovechan para todos esos tratamientos de belleza para los que nunca encontramos el momento y ya me he encontrado varias veces a amigas que se montan una cena por todo lo alto en las mesitas de los vestidores (vino incluido).

Está la parte alcohólica, por supuesto. La ingesta de líquido es muchas veces cerveza y en esta sauna se sale a tomar a la calle mientras la gente pasa tranquilamente paseando al perro o volviendo a casa del trabajo. No es muy sano, pero si muy normal y si no te pasas, hasta tiene su encanto.

En nuestro caso, cuando vamos a esta sauna ya sabemos que después nos iremos a cenar al "Cella". Un restaurante finlandés típico, en el que hasta hace poco era complicado comunicarse en inglés con los camareros.

IMG_1683

La comida está buenísima (típica finlandesa) y el ambiente es súper agradable.

De esta manera llegas a casa como hoy: con la piel limpísima, los pulmones también y el estómago lleno y agradecido.

Es algo muy difícil de explicar, hay que experimentarlo, pero venir a Finlandia y no ir a la sauna es perderse parte de su cultura. Os lo dice la persona más vergonzosa del mundo y aficionada confesa a las saunas finlandesas.


Nota.-

Esta Sauna es una de las saunas públicas más antiguas de Helsinki. La Sauna utiliza madera para funcionar y es bastante quitsch, pero en ello radica su encanto.

Hay miles de saunas en Helsinki. Normalmente si la gente no tiene una en su casa, la tiene en su edificio (como nosotros), pero cuando se va con amigos se suele ir a las saunas públicas.

En Invierno, esta es mi preferida.

(No he sido capaz de encontrar la página web. Si os apetece ir, se llama Yrjönkadun uimahalli).


No tengo fotos porque me da vergüenza sacar la cámara estando todo el mundo (chicas) desnudas. Es un sitio precioso y me recuerda a lo que debían ser los harenes. Divanes donde tumbarte para hablar con tus amigas, saunas de varios tipos (eléctricas y de madera), una piscina donde nadar desnuda y mesitas donde sentarte a tomar un té, una cerveza o hasta una comida completa.

Seguro que la vergüenza no se me ha pasado, pero vamos mejorando.


23 comentarios:

  1. Se ve interesantisimo! Aqui en el edificio tengo sauna pero me da penita!

    ResponderEliminar
  2. Guaoo!! yo soy la representante de las penosas, me atreveré?
    no sé, el caso es que visité Finlandia una vez y no fuí al sauna..... ¡OPS! me perdí la experiencia.

    Felicidades por atreverte y disfrutarlo, hasta se me antojó la cena... mmm suena rico.

    Un abrazo penoso :D

    ResponderEliminar
  3. Suena como que te adaptaste muy bien! A mi tambien me hubiera dado penita al principio, pero creo que es cuestion de acostumbrarse. Es raro, pero a medida que me hago mayor acepto mucho mas a mi propio cuerpo, con sus curvitas y sus arrugas, hasta me parece lindo...
    Las imagenes de este post estan buenisimas. La foto de los hombres en toalla esta demasiado divertida. Y el segundo dibujo es *genial*. La persona que lo hizo dibuja muy bien!

    ResponderEliminar
  4. Salen del Sauna a tomar cerveza????

    Es que yo viviría allí feliz!!!!!!

    Estos fineneses son totales!

    qué comiste en el restaurante????

    ay, Conchi, este post, me encanta!!!

    los dibujos!

    nos haces llegar a Helsinki!

    Un beso, Guapa!

    ResponderEliminar
  5. No tenia idea.

    Cada dia aprendo algo nuevo.

    No tenia idea!!!

    Mi mama me llevaba al sauna (en venezuela es masculino) y yo sufria horrores. Nunca entendi por que a la gente le gustaba meterse en una caja ardiente donde no se podia respirar. Lo llevaba bastante mal yo.

    Nunca me ha gustado. Si viviera en Finlandia seria un bicho raro. Y si encima me tengo que empelotar delante de todo el munod ME MUERO.

    He estado atonita leyendo el post, todo el tiempo pensando "yo ni loca, yo ni muerta" jajajaja! Que desadaptada soy por favor!

    Cuando estabamos buscando casa, nos enamoramos de una que tenia un sauna y yo le pregunte a la vendedora cuanto costaba desmantelar esa cosa y llevarsela!
    :)

    Un besito Conchi Pulmoneslimpios.

    (me debes un post de la comida tipica finlandesa, please.... reno?)

    ResponderEliminar
  6. Leí anoche el post, pero estaba cansadísima para comentar... sorry.

    Vengo ahora a decirte, que conforme lo leía, me veía a mi misma... yo también soy muy vergonzuda y tengo un miedo al ridículo horroroso... sufro con algunas situaciones tan solo de imaginarlas, sin haberlas vivido.

    Nunca he ido a una sauna, pero creo que me sentiría como tu.

    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  7. Soy de la teoría que "donde fueras haz lo que vieras". Cuando la inmensa mayoría de habitantes de un país disfruta de la sauna, se supone que es por algo.
    Aún así no se si me atrevería en pelota picada.
    Me encanta como gracias a tus post conozco un poquito más de tu país de acogida.
    ¿Qué tal la primera semana?

    ResponderEliminar
  8. me había perdido el post anterior!!! espero que todo fenomenal en el trabajo pero, sí, entiendo que hay que reajustar, como bien dices

    de la sauna..es una de tantas cosas, creo yo, que por un lado hay que experimentar por lo que comentas de parte importante de la cultura finesa..y por otro lado.. "a donde fueres, haz lo que vieres"... si lo hacen es porque es más beneficioso que dañino! aunque entiendo tu vergüenza inicial!!

    besos

    ResponderEliminar
  9. uffffff! pues yo no sé si en el tiempo que llevas allí habría entrado en una sauna aún... si me cuesta hasta hacer top less...
    pero supongo que todo es adaptarse y cambiar de mentalidad (pero por si acaso algún día se me ocurriera ir, ya sé más o menos en qué consiste ¡merci!)

    ResponderEliminar
  10. ¡Nadar desnuda en una piscina! ¡Suena genial!

    Yo te entiendo perfectamente, soy incapaz de desnudarme en público. Cuando voy a la piscina en invierno, hago lo que tu: toalla por encima y cien malabarismos para que no se me vea nada.

    Me parece estupendo que hagas el esfuerzo de dejar tus complejos en casa y disfrutes de esa maravilla de sauna, la verdad. Espero aplicarme el cuento, como se suele decir, y dejar la vergüenza a un lado.

    Un post muy interesante, Conchi. Siempre aprendemos algo nuevo.

    ♥ Besitos ♥
    Raquel.

    ResponderEliminar
  11. Yo también soy muy vergonzosa, aunque eso lo perdí un poco cuando hacía ballet, ya que allí todo el mundo se cambiaba como si fuera su casa, y a las pudorosas como yo no se nos miraba muy bien, pero a todo se adapta uno.

    Yo he ido a una sauna aquí, pero con bikini, porque aquí no van desnudos. Era en el gimnasio de unos amigos, y era tambien con olor a madera y se estaba muy bien. Aunque creo que entré porque podía salir rápido al fresquito si lo necesitaba. Y es que yo no agunto mucho el calor extremo durante tiempo prolongado.

    Que valiente!! Pero toda una experiencia!! Me gustó mucho como lo contaste.

    Muchos besitos guapa!

    ResponderEliminar
  12. Qué entrada más interesante Conchi! Me mata la gente en la calle con la toalla, muy simpáticos!

    Y en la sauna de la comunidad... se meten los vecinos juntos o es individual? ;)

    Yo soy vergonzosa a medias... o sea, de la mitad para abajo! jajajajajaj

    ResponderEliminar
  13. que interesante! y que experiencia!!! yo, como tu, me muero de verguenza, pero como tu dices, hay que probarlo todo en esta vida!

    ResponderEliminar
  14. André, ¿penita?.
    Supongo que la experiencia gusta cuando es algo más cultural. YO había probado alguna vez en hoteles y no me gustó y ahora soy una "adicta"

    Alesi, la cena estaba buena, buena, pero llegué a casa repleta.

    Mc, aquí la gente es mucho más abierta a los temas del desnudo que la gente del Sur (cosa extraña). A los niños se les habla abiertamente del sexo y del cuerpo desnudo cuando son muy pequeños en el colegio y están acostumbrados a entrar a la sauna con toda la familia desde pequeños.
    Es curioso, como los más vergonzosos somos los que estamos a vivir con más calor

    ResponderEliminar
  15. Aquí en Cancún, a veces cuando sales a la calle, "entras" en un sauna...

    Me encantó esta entrada y júralo que si voy a Helsinki iré a la sauna ésta aunque también soy súper vergonzosa. (Nunca me quito la parte de arriba del bikini cuando voy a la playa.)

    Qué linda manera de irnos paseando por la ciudad. Nos muestras muy bien todo.

    Abrazos

    ResponderEliminar
  16. Lena, beben cerveza y si se tercia algo más fuerte.
    ¿Sabes lo que es más gracioso? A la entrada de la sauna hay un arcón frigorífico para que la gente deje sus cervezas y cuando salga a la calle estén fresquitas.
    Por eso no te cobran nada.

    Cené albóndigas, que aquí las hacen con salsa de carne, verduras al vapor y puré de patatas y estaba buenísmas. (Lo malo es que no ponen pan para mojar en la salsa. ¡que pena dejarla!

    Jackie, jajajaja, piensas lo que yo al principio. Pero seguro que vienes aquí y te enganchas.

    Lo de la comida, en otra ocasión, pero me temo que os vais a llevar un disgusto, porque Finlandia es un país un poco escaso en el tema "materias primas" frescas y yo eso lo llevo un poco mal.

    Lina, te digo como a Jackie. En cuanto vas la primera vez y ves que a las demás le da igual y que hay gente súper mayor que no tienen ningún tipo de complejo, se te quitan a tí.

    Eso si, si me encuentro algún día con algún conocido español, creo que me da un telele

    ResponderEliminar
  17. Maria, eso es lo que pensamos nosotros.

    Lo del bañador es una tontería por dos razones: la primera porque te lo cargas (entre el sudor y lo caliente que está el suelo, que suele ser de piedra, no te duraría más de dos sesiones) y segundo porque ellos van a limpiarse y el bañador retendría sudores y olores y lo comido por lo servido.

    Ya os contaré otro día la sauna de invierno. La que cuando sales de la sauna te rebozas en la nieve o te metes en un agujero practicado en el hielo.

    Eso si que es impresión

    Maba, si es que estás de vacaciones.
    Disfruta del sol que nosotros aquí ni lo olemos (ayer salí a la calle con las botas, para que os hagáis una idea)

    ResponderEliminar
  18. Issa, la primera vez que fuí, fuí con mi hermana, las dos como dos turistas. No sabíamos si entrar con el bañador o con la toalla y al final decidimos entrar sólo con la toalla.

    Nada más entrar nos encontramos una señora de unos 90 años que trató de explicarnos que era mucho más sano quitarse la toalla (a lo mejor nos decía que eramos unas guarras por llevarla, porque hablaba en finlandes y no entendíamos nada). Al final pensamos que si ella no tenía verguenza toda arrugada, para qué la íbamos a tener nosotras: lozanas y hermosas ;.)

    Raquel, lo de la piscina es toda una experiencia. Sobre todo porque ellas van a nadar y a hacer ejercicio, nada de a jugar en el agua, y eso llama más la atención (al menos a esta españolita de pro)

    Sylvia, aquí los tiempos de exposición son muy cortos. 5 minutitos y a la ducha. Se descansa un poco, se toma líquido y otra vez para adentro.

    Se está muy agustito y no es nada agobiante (Bueno, si coincides con personas mayores un poco, porque todo calor les parece poco)

    Ana, la sauna de la comunidad hay que reservarla. A cada vecino le tocan ciertas horas y en encargado de la finca (el talomnies), la prepara para el siguiente vecino.

    Si luego se quieren meter todos al mogollón, eso es otra cosa.

    Lo que si pasa en esos casos es que lo utiliza la familia completa, nada de hombres y mujeres por separado

    ResponderEliminar
  19. Susana, ¿por qué seremos todos tan vergonzosos?

    Coro, aquí el calor es un poco más seco, pero si, tú estás acostumbrada a la sauna.

    Abrazos para ti tambien

    ResponderEliminar
  20. que valiente eres! no estoy segura que yo lo hubiera hecho, sobre todo por el sofocon alli adentro....si fueran mixtas todavia porque asi te entretienes un poco mientras te asas jajajaj.
    Muy buena la entrada.
    Saludos,
    Vicky

    ResponderEliminar
  21. Conchi, que buen post!!
    Sos muy valiente, no se si me animo a entrar en un sauna en bolainas ajjaj.
    Pero para vivir las experiencias de una ciudad, hay que realizar de todo, probar su comida, etc, en ese caso lo pensaria.
    Que divinos lugares para recorrer y aprovechar! Pero yo me llevaria una toalla no del tamañano de España sino de EUROPA!

    ResponderEliminar
  22. Liberate Zamorana!!! jajajajaja!

    Yo hace muchos anyos que ya estoy curada de espantos. Las saunas en el sur de alemania donde vivimos más de dos anyos eran mixtas asique fíjate!!! jajajaja Y luego con los anyos en Dinamarca se me fueron quitando esos pudores estúpidos con el cuerpo. Muchas veces un cuerpo es eso, un cuerpo, sin más espabimentos ni cosas raras... Yo por fín me liberé y siento libertad. Ahora me rio cuando voy a Espanya y veo a las chicas tapadas con esas toallas que tu describes y duchándose después de la piscina con el banyador puesto! Un saludo!

    ResponderEliminar
  23. Vicky, si no hay personas muy mayores (que aguantan carros y carretas) el calor no es muy sofocante. Además no se está periodos muy prolongados.

    Y lo de mixtas,...., si vieras lo que hay que ver,.... (Con los que están sentados a la puerta te haces una idea)

    Anto, jajajaj, yo también me pensé mucho lo de entrar en bolainas la primera vez. Pero aquí me tienes, repitiendo la experiencia.

    Cris, no veas como me cuesta. Lo de Alemania ya lo sabía, vivimos un tiempo allí, pero creo que lo de mixtas no me hubiera convencido.

    ¿Sabes que aquí muchos negocios se cierran en la sauna y es un tema de discriminación bastante fuerte?

    ResponderEliminar

No hay nada que más me gusta que saber quién hay al otro lado.
Gracias y bienvenidos!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...