redes sociales

Anormalidades cotidianas

Anoche, cuando me acostaba como las gallinas debido al cansancio acumulado de la semana, me dí cuenta de las muchas cosas que no consideramos imprescindibles o importantes, pero que cuando se salen de nuestra normalidad nos suponen un problema.

¿Sabéis que la falta de luz provoca cansancio, apatía, depresiones y muchas intolerancias alimenticias?

al caer el sol

Yo creo que estaba en mi inconsciente, pero nunca lo había considerado un tema importante hasta ahora.

Aquí, llegado Noviembre es absolutamente imprescindible tomar complementos de vitamina D. Por mucho que sigas una dieta sana basada en pescados grasos, cereales, huevos y lácteos (me lo tengo todo estudiado), tienen comprobado que sin el complemento es muy difícil llegar a los niveles que necesita el cuerpo humano.

Pol y el pez


De ahí que las alergias y las intolerancias alimenticias estén a la ordén del día entre niños y mayores. Como consecuencia, los supermercados están llenos de productos sin glutén, sin lactosa, sin huevos, sin azúcar  y sin muchos otros más componentes que provocan alergias habitualmente. Y no hablo de tiendas de delikatessen, no, hablo del súper de la esquina y de la tienda de toda la vida.

Para que os hagáis una idea, no es la primera vez que me traigo un producto a casa guiándome por la foto y algún amigo de visita me pregunte extrañado quién de nosotros tiene algún tipo de intolerancia.

La normalidad es tal, que esos productos ni si quiera tienen un apartado determinado en el supermercado, como los infantiles o los de dietas.


leche y chocolate

A mí todavía me cuesta pensar en ello en nuestra vida diaria, sobre todo cuando llevo galletas para el colegio del Pol o cuando preparo alguna fiesta. De hecho en el cumpleaños de Pol tuve que preparar una esquina especial a última hora porque una de sus amiguitas es celíaca con intolerancia a la leche y a la proteína de los huevos y a mí se me había pasado.

Para los demás es tan habitual que no es extraño encontrarte hablando con un grupo de gente en una fiesta y que alguien te dé chocolate sin lactosa y consejos sobre intolerancia a la lactosa todo al mismo tiempo.

merendola

Sé que es la necesidad la que les ha llevado a esta normalidad, así que me alegro mucho de que gracias a estos productos los niños y futuros adultos puedan disfrutar de una mejor calidad de vida y de una infancia casi normal.

Después de esta píldora de vida típica finlandesa me voy con Pol a jugar pero antes os dejo con un consejo que aprendí aquí en mis primeras visitas al parque y que considero muy útil para cualquier circunstancia: "Nunca ofrezcáis nada de comer a un niño, sin preguntarle primero a sus papás." Aunque parezca una tontería, no sabéis la de alivios que me ha dado en estos dos últimos años.

muuu

Nos vamos a sacar a las vacas a pasear. ¿Os venís?

[post patrocinado]

13 comentarios:

  1. Muy buen post, tendre en cuenta tomar suplementos esta epoca del año, yo y mi hijo!
    Besos

    www.preppyandpretty.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Supongo que viviendo en España es suficiente con las vitaminas.

      Eliminar
  2. Verdad.... hoy es de esos dias que me podria tomar una caja entera de suplementos...!

    ResponderEliminar
  3. No he caído en cuenta que preguntarle a los papás sobre si puedo darle o no al peque algo no es porque no vayan a querer ellos, sino porque puede ser alérgico. Por desgracia si que es algo que está a la orden del día. Y no sólo allí por la falta de sol reina, aquí también tenemos que darle vitaminas a los bebés.
    Bss.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, May, a los bebés en todos los sitios, porque ellos no lo producen, pero los niños y los adultos si

      Eliminar
  4. Totalmente de acuerdo con el consejo, y no me refiero solo a las alergias... Yo tardé mucho en darle caramelos a Jon porque de niña casi me atraganto con uno y me daba miedo, y claro, una vez que se lo han dado, explicalé a un niño de 2 años que no se lo va a comer!
    Y que decir del chupachups, es un pringue! la cara, las manos, la ropa...todo se pega...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja, a Pol no le van los dulces, así que en ese sentido estoy salvada

      Eliminar
  5. que razón tienes!! ahora qu tengo un peque de 15 meses, empiezo a ser más consciente de lo importante de estas cosas.
    Por cierto, me ha encantado el establo de las vacas...de dónde es??
    Buenas noches =)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cristina es un libro. Está en Sueco, pero a mí me encanta.

      Voy a hacer un post nuevo de libros en breve y ahí diré como se llama e investigaré un poco por si lo publican en otros idiomas

      Eliminar
  6. Conchi, totalmente de acuerdo, y aunque por supuesto es una pena que haya tantas intolerancias en Helsinki, la parte buena es que la gente está acostumbrada a que existan y por lo que cuentas las trata con normalidad. Mis niños no tienen ninguna alergia, pero en septiembre, cuando celebré sus cumples en Madrid invitamos entre otros a sus íntimos amiguitos: una es intolerante a la lactosa y otro es alérgico al huevo y a los frutos secos. Me propuse que pudieran comer todo lo que había al alcance de los pequeñajos en el cumple, ¡y no sabes lo que me costó! Pero los niños estuvieron felices y todos comieron lo mismo... ¡y los padres más contentos todavía! Me dijeron que para ellos era duro ir a un cumple y tener que decirles a sus hijos: no comas ese chocolate, no comas ese bizcocho, no comas esas chuches... Y aunque aquí cada vez hay más conciencia, yo creo que hace falta un poquito más, para que los peques intolerantes y alérgicos no tengan problemas en encontrar productos pensados para ellos, así que a ver si nos dejamos guiar un poquito por el ejemplo finlandés ;) - Un beso! Mar

    ResponderEliminar
  7. Yo creo que no sería capaz de vivir mas al norte de donde estoy ahora. A mi el tiempo me afecta muchísimo... es mas, cuando llega el cambio de hora entro en una mini depresión pasajera que me tiene completamente amargada durante días. Por eso imagino lo duro que debe ser vivir tan al norte, con el tiempo tan distinto al de aquí.... mucho animo! y mucho zumo! ;)

    ResponderEliminar
  8. Tienes mucha razón. Mi hijo ha sido alérgico a la proteina del huevo y al plátano hasta los 5 años, por suerte ahora ya no lo es, pero es muy doloroso tener que decirle que no puede comer lo mismo que los otros niños. Sobretodo cuando son cosas que a los niños les encantan. Es cierto que cada vez hay más conciencia aquí también, pero aún nos queda mucho camino.
    Gracias por tu post porque cuanta más gente sea consciente más fácil será tanto para las familías como para los niños.
    FFuentes

    ResponderEliminar

No hay nada que más me gusta que saber quién hay al otro lado.
Gracias y bienvenidos!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...