redes sociales

Viajar con niños - ¿Locura o privilegio?

Desde que tengo uso de razón siempre quise conocer mundo. Ver cómo vivían otros, sentir otros aires, aprender cosas nuevas.

Mi madre tiene el mismo gusanillo, será porque mi bisabuela fue una trotamundos, así que siempre que podían, nos lanzábamos a la carretera a conocer parajes nuevos.

Al crecer, me costó mucho encontrar a una persona que compartiera mi "locura": un billete de ida, una mochila y dejar que la vida guiara tus pasos. Pero tuve suerte y desde que somos dos, hemos dejado que el virus de lo desconocido nos invadiera. Siempre era un buen momento para coger 4 cosas y viajar, aunque fuera a la vuelta de la esquina.

Long time ago - Namibia 2004

Tener niños no curó la enfermedad. Al principio decidimos ser cautos, al fin y al cabo lo desconocido se encuentra también al lado de casa. Limitamos los viajes al continente Europeo: distancias cortas, sistemas sanitarios fiables y estancias más o menos programadas.

my-favorite-fireman

Así viajamos por Francia, Suecia, Finlandia, Estonia, Dinamarca, Grecia, Suiza, España y Portugal. Avión, barco, coche o bicicleta. Hotel, casa particular, apartamento o granja. Todo eso hemos recorrido con un bebé que ha ido creciendo con el tiempo hasta llegar a tener 4 años.

Y Pol nos ha enseñado una cosa: viajar con niños es vivir el lugar que visitas.

IMG_8575f

No es posible hacer turismo: visitar todos los lugares de la lista, comer en todos los lugares cool que encuentras en internet, quedarte una hora mirando el mismo cuadro de un museo o andar cinco kilómetros de la ruta que te recomienda la guía de turno.

desayuno

Eso no. Pero si es posible hablar con la gente en el metro, comprar en un mercado, pasar la tarde en un jardín escondido compartiendo la merienda con otra familia que no habla ningún idioma compartido, ver un palacio como si fueras un caballero viviendo en él o redescubrir sabores u olores ya conocidos, pero que se han vuelto diferentes.

en la acrópolis

Porque viajar tiene que ver con vivencias, no con el número de cosas que tus ojos han visto, sino con aquello que realmente has sentido y que te acompañará el resto de tu vida.

Así que viajar con niños ha resultado cansado, pero altamente enriquecedor. Muy, muy recomendable.


felicidad

Alguna gente nos ha comentado que viajar con ellos es una pérdida de tiempo y dinero. Al fin y al cabo, ellos no lo recordaran cuando crezcan. Y yo creo que se equivocan.

Sé que Pol no recordará el templo de Wat Arun, ni hoy, ni mañana, ni dentro de tres años. Pero si recordará que hay monjes que visten de naranja y amarillo y no de negro y que hay que ser respetuoso cuando se entra a ciertos lugares que la gente considera sagrados. A veces guardando silencio, a veces quitándose los zapatos.

In-the-temple

Porque viajar nos dio la oportunidad de compartir la sombra con un monje que quiso pasar el rato hablando con Pol. Con un niño de 4 años con muchas preguntas, que en vez de templos ve habitaciones con historias pintadas en las paredes y señores gordos dorados sentados en el medio de una habitación casi vacía.

Y eso, eso no se aprende en los libros o viendo documentales en la tele, pero siempre puede volver a ver las fotos o mirar una postal para recordar otro templo dorado más que está en ese país que se llama Tailandia.

Porque sí, la tercera cosa que aprendimos viajando con Pol es que los niños viven y crecen en todas partes, que se adaptan fácilmente a todo y que disfrutan probando cosas nuevas o jugando con niños extraños.


pol y las beees

A veces nos limitan nuestros miedos, nuestros complejos, nuestros prejuicios para no salir de lo conocido o de lo que consideramos seguro para nosotros y para ellos y nos perdemos muchas cosas a nuestro alrededor.

Así que este año, no sólo Pol, sino Marc con sus ocho mesitos, pudieron disfrutar del calor Tailandés, climático y social. Y no nos arrepentimos ni un poquito de haber viajado con ellos, ni de haber roto la barrera psicológica de lo que considerábamos seguro.

all-are-my-friends

Porque viajando con sentido común, no hay fronteras ni diferencias, sólo otras personas, otros lugares, otras costumbres, distintos, pero cercanos que enriquecen los capítulos de tu vida.

Y seguiremos viajando, eso no nos cabe duda. ¡Hasta el infinito y más allá!


febrero-en-el-mar

26 comentarios:

  1. Genial, me encanta :) Por suerte yo también viajé mucho con mis padres y no, no me acuerdo de muchas cosas pero si de algunas y seguramente por eso ahora soy como tú, que no puedo estar sin ver mundo.

    ResponderEliminar
  2. Lo del parque me ha llegao al alma; haces cosas que en la vida tendrías planteadas, te facilita conocer cómo vive la gente.

    ResponderEliminar
  3. ¡Amén! La gente nos llamó locos por ir a Disneyland con los peques de 5 y 2 años. Pues si no vamos con esas edades... ¡Ya me contarás! Puedes imaginarte los comentarios que nos hicieron y todavía hacen cuando empezamos a hacer hucha para hacer el viaje de nuestras vidas (nuestro y de nuestros hijos porque ellos tienen más ilusión que nosotros) El año que viene por estas fechas estaremos en Nueva York con nuestros peques de 9 y 6 años. Llevo viajando desde que tengo 1 año con mis padres y es la mejor experiencia que quiero brindarle a mis hijos. Gracias por compartir vuestra experiencia.

    ResponderEliminar
  4. Pues a ver si me lanzo!vivimos a 600 km de la familia (q a ti no te parecerá nada)y la tenemos haciendo los 1200 km 1 vez cada mes o dos meses,asi q cuesta organizar mas ,eso y la mieditis.Leerte me ha dado impulso. De este verano no pasa!

    ResponderEliminar
  5. Te leo y recuerdo muchas cosas de mi vida. Gracias.
    Un post muy emocionante y emotivo.
    Me quedo (en especial) con la última foto y con esta frase: "Porque viajar tiene que ver con vivencias, no con el número de cosas que tus ojos han visto, sino con aquello que realmente has sentido y que te acompañará el resto de tu vida"... y así es, exactamente así!
    Gracias otra vez, Conchi. Un abrazo!

    ResponderEliminar
  6. Privilegio, sin duda. Como bien dices, las sensaciones, las emociones ..., calan en el subconsciente y es una de las mejores cosas que podemos dejarles en herencia a nuestros hijos.
    No conozco país (habrá excepciones pero, afortunadamente no me las he encontrado) en el que no le digan algo a los niños, empaticen con ellos y traten de hacerles la estancia más agradable. Lógicamente, hablando de gente normal, tanto los locales, como los que llegamos, con un mínimo de educación.
    Además Tailandia, dentro de lo "exótico" es especial: son superhospitalarios, tienen la sonrisa siempre en la boca, les encantan los niños y sobre la sanidad nada que objetar (por experiencia propia).
    Sigue disfrutando de tus viajes y de tus niños!

    ResponderEliminar
  7. Qué palabras más acertadas! Y qué colección de fotos de diferentes lugares. Algunos nos ha venido bien esa autofrontera de protección que te lleva a viajar un poco más cerca con niños, puesto que coincide con una crisis economica que deja pocas oportunidades de viajar lejos. Pero en cuánto se pueda, pegamos el salto y cruzamos algun "charco", ni que sea a la otra punta del mediterranio.

    ResponderEliminar
  8. ¡Qué post tan interesante! Te me has adelantado, que pensaba escribirte para que contaras cómo ha ido un viaje con un bebé. ¡Pero ya veo que fenomenal! Nosotros la verdad, es que durante la fase bebé somos muy tranquis. Si podemos escaparnos, lo hacemos sin duda, pero preferimos que sea un sitio en el que el canijo pueda dormir tranquilo, mantener horarios, sus momentos de descanso... Yo soy la teniente O'Neil para los horarios y me han tocado dos hijos que no duermen bien ni en carrito, ni en mochila ni nada. ¡Qué le voy a hacer! Pero estoy contigo en que viajar es uno de los mejores regalos que podemos hacerles. ¡Qué más da si luego no se acuerdan! Uno no va por el mundo para coleccionar recuerdos sino para construirse como persona y eso no se puede medir. Seguro que Pol e incluso Marc, han venido distintos y con el alma más abierta. Yo estoy segura, pero segura, de que algo se les ha quedado dentro. ¡Qué suerte tienen! Espero que dentro de poco, la carpintería de para poder coger los cuatro y ponernos el mundo por montera. ¡Ya te escribiré pidiéndote consejos sobre Tailandia!

    ResponderEliminar
  9. Cuanta razón tienes... no recordarán el templo pero el viaje les habrá enseñado tanto que lo agradecerán el resto de la vida. Habrán aprendido que no existen las fronteras y que el color de la piel no determina nada, tendrán la mente abierta y sana para descubrir nuevas culturas y enriquecerse de ellas.
    Mi enhorabuena por este post y esa forma de vivir.

    ResponderEliminar
  10. Creo que la experiencia de viajar con críos tiene que ser maravillosa. Por supuesto, ellos marcan el ritmo. Pero es verdad que lo que aprendan viendo mundo no lo aprenderán de ningún libro. Me parece absurdo que la gente diga que es una pérdida de tiempo porque no lo recordarán. Yo tampoco recuerdo todo lo que he vivido siendo adulta, ¿y qué? No recordarás todos los instantes, pero lo que has vivido, lo que has viajado, te marca siempre de alguna manera. Tengas la edad que tengas.

    ResponderEliminar
  11. Mi pareja es un viajero nato... lo necesita, a mi me encanta viajar con él y conocer nuevos lugares, pero mi miedo a volar me frena y desde que tengo hijos más, mi fobia se ha incrementado...
    Viajar con niños es cansado, y más laborioso en la preparación, pero creo que es bueno para padres e hijos. Es otra forma de hacer turismo, (Acabo de preparar un post de Barcelona con niños, que casualidad para esta semana)...Yo confieso que ya estoy muerta de ansiedad pensando en el vuelo que cogeremos en verano, los 4, para ir a Menorca. Vuelo más largo no me atrevo...
    Por la Península nos hemos movido en coche y bastante. El mayor ha estado también en Portugal y Francia, también en Menorca ( avión si, que mal lo pasé) La pequeña de momento no ha volado pero ya le queda poco.
    Que suerte haberos encontrado dos viajeros... a mi me encantaría coger aviones como autobuses, pero no...

    ResponderEliminar
  12. Aún no te había leído! Estoy de acuerdo contigo, aunque yo intento reservarme al menos unos días a solas con mi chico ;) Que fotazas, que felicidad!
    Un besazo y por favor, no dejes de publicar. Tus post siempre me hacen sonreir. Ara

    ResponderEliminar
  13. Totalmente de acuerdo contigo. Mis padres eran viajeros por obligación: inmigrantes andaluces en Alemania, que nos montaban a mi hermano y a mí en un coche para hacer Dusseldorf-Málaga y viceversa cuatro veces al año, sin problemas. Con mis niñas viajamos desde que tenían cinco meses hasta hoy que tienen 15 años, y nunca nos hemos planteado dejar de hacerlo porque fueran pequeñas o porque resultara más complicado preparar las maletas. No recuerdan un montón de cosas, evidentemente, pero estoy segura de que han aprendido mucho más de lo que no recuerdan. Un saludo y gracias por tu blog, es estupendo. Igna.

    ResponderEliminar
  14. Totalmente de acuerdo contigo. hemos viajado mucho solos y los ultimos años antes de tener niños ya nuetsros viajes no eran igual, no necesitabamos ver todo subir a todo comer en todos sitios y algo nos decia que con ninios iba a fuincionar nuetsra manera de viajar, asi que el año pasado fuimos con Lya (3 años y yo embarazada) y este año con Lya 4 años y Eric 6 meses, cuatro semanas de muchos momentos, cambios de horarios, otras culturas, vuelos largos que mis hijos seguramente no recordaran pero yo si y las fotos tambien y como dices tu algo les quedara seguro. Cansado si pero a mi parecer cuanto mas viajas mas f'acil se hace. Asia toca el año que viene que ya hechamos de menos. :D

    ResponderEliminar
  15. Yo lo veo todo un reto. Espero que el día que me toque pueda organizarme así de bien. Gracias!!

    www.luisazuriaga.com

    ResponderEliminar
  16. hola Conchi! me encontré con este blog, que sorpresa!!! Pol está enorme y bello ! les mando un fuerte abrazo!

    ResponderEliminar
  17. No soy madre pero me ha encantado leer este post. Cuando encuentre a alguien que comparta mis "locuras" espero que también esté de acuerdo en esto de viajar con niños. ¡Ganas de seguir visitando el resto de tu blog!

    ResponderEliminar
  18. Hola! Primero enhorabuena por tu blog y decirte que estoy totalmente de acuerdo con lo que dices en este artículo. Desde que viajamos con las peques llevamos otro ritmo pero, desde luego, hablamos mucho más con la gente del lugar que visitamos. Ellas nos dan la excusa perfecta para entrar en contacto más fácilmente con la gente. Como tú dices es cansado, sí, y mucho, pero lo disfrutamos como ellas " como enanos"

    ResponderEliminar
  19. Me encantó esta entrada ... digna de ser publicada en cualquier revista de viajes!!! Cerca o lejos yo siempre me llevo a mis hijas también. Besos

    ResponderEliminar
  20. Yo no soy madre pero reconozco que es una manera de viajar que apetece mucho. Compartiendo cada rincón con ellos y sobre todo disfrutar de su punto de vista de vivir los viajes

    ResponderEliminar
  21. Que entrada más bonita! Está claro que viajar es toda una enseñanza tengas la edad que tengas. Saludos. Bea

    ResponderEliminar
  22. Que entrada más bonita! Está claro que viajar es toda una enseñanza tengas la edad que tengas. Saludos. Bea

    ResponderEliminar
  23. ¡Hola!
    Hacía muchísimo tiempo que no me pasaba por aquí y me he llevado una grata sorpresa al ver que seguís actualizando este blog :-)
    Me encanta lo que cuentas.... ahora tengo más ganas de viajar.... ¡y de tener hijos! :)
    Un saludo!

    ResponderEliminar
  24. He caído por aquí de casualidad, comencé buscando algo sobre Roma y de blog en blog,de comentario en comentario, aquí estoy. No tengo hijos, ni ya a estas alturas de mi vida voy a tenerlos. Me dicen que me he perdido muchas cosas, aunque no lo veo así. Es difícil perder algo que nunca se ha tenido. Leyendo estas hermosa líneas tuyas me ha hecho pensar cuan diferente habría sido mi vida. Ya probaré en otra, no hay tiempo para todo en una sola vida. :), muchísima suerte

    ResponderEliminar

No hay nada que más me gusta que saber quién hay al otro lado.
Gracias y bienvenidos!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...