redes sociales

Un día en el päiväkoti - El sistema educativo finés

Recibo muchos mails y muchos comentarios que me preguntan por el sistema educativo finés. Si os soy sincera, y aunque probablemente muchos padres se echen las manos a la cabeza, no soy una experta en su funcionamiento.

No me malinterpretéis, me importa mucho cómo es el lugar dónde mi hijo pasa el día, pero a sus 4 años estoy convencida de que lo mejor para él es tener tiempo para jugar, aire libre y sobre todo sentirse querido y aceptado.

La realidad es que así es exactamente como funciona.



Hasta los 6 años la educación no es obligatoria y los niños van al päiväkoti, que equivaldría a lo que en España llamamos guardería. Los grupos son heterogéneos y mezclan diferentes edades para que los pequeños aprendan de los mayores y los mayores aprendan a respetar y cuidar de los pequeños.

Aunque hay un programa de aprendizaje que suele estructurarse por estaciones, el día a día del niño es muy flexible.

Las maestras proponen una actividad y se sientan con los niños a pintar, a hacer manualidades o a cantar canciones, pero si el niño prefiere jugar a otra cosa, puede hacerlo sin ningún problema.

Pol hasta ahora no ha presentado muchos intereses artísticos, así que mientras sus compañeros pintan con los dedos, hacen collages con hojas o dibujan papás y mamás, él suele estar sentado aparte montando un puzzle, jugando con los animales o simplemente mirando lo que hacen los demás.



Nadie le obliga, ni le aturulla. No hay reglas, fichas, dibujos en los que uno no puede salirse de la línea o en los que adivinar de qué color hay que pintar las hojas. El niño aprende a su propio ritmo, desarrolla su imaginación y sus habilidades sin prisa, pero sin pausa.

Lo cierto es que el sistema funciona. Después de intentar por todos los medios que Pol quisiera dibujar, por eso de la importancia del saber coger un lápiz, cuando ya desistimos de tentarle, él sólo llegó un día a casa, se sentó en el suelo y se dedicó a llenar hojas y hojas de animales como los de Altamira.



Otra de las cosas que más me gustan es que pasan muchísimo tiempo al aire libre. No importa si llueve, nieva o hace frío, siempre pasan parte del día en el exterior, ya sea en su patio o de excursión por los alrededores. Visitan los mercados, van al teatro, hacen picnics en los parques y no se pierden casi ninguna exposición.



Cada semana nos llega un mail con lo que planean hacer y los horarios máximos para llegar a clase, porque sí, otra de las grandes ventajas es que no hay horario de entrada, ni de salida. A pesar de existir unas horas de apertura y cierre del centro, cada niño llega cuando sus padres quieren llevarle y se van cuando se les pasa a buscar. Si llegan antes de las 8 de la mañana pueden desayunar allí mismo, si no simplemente se unen a la actividad que estén haciendo en ese momento.



Lo que si es cierto es que según van creciendo, te sugieren unos horarios mínimos para que los niños no se pierdan las actividades más importantes y por muy flexibles que sean, hay que tener claro que a las 11:00 comen y sobre las 11:30 -12:00 tienen su horario de siesta y eso es totalmente sagrado.

Por supuesto no obligan al niño a dormir, pero si creen que debe de estar un tiempo en silencio, descansando y sin hacer nada. Yo odiaba dormir la siesta, pero no veo nada malo en un rato de tranquilidad y calma. Al cabo de un rato, si el niño no quiere dormir puede jugar en silencio hasta que se despierten los demás.


Todo esto que os cuento lo hacen bajo el cuidado de bastante profesorado. Los ratios van variando según las edades y las necesidades del niño. A la edad de 4 años, Pol tiene una profesora como encargada de un grupo de 8 niños y otras 3 profesoras están casi siempre disponibles, si no en la misma aula, si en la mayoría de las actividades o cuando están en el exterior.

Aunque esta claro que la calidad está en el interés de la persona, sus profesoras saben muchísimo de su personalidad, de sus puntos débiles y fuertes y de las mejores formas para apoyarle en su aprendizaje.

Como Pol tiene más problemas que sus compañeros con el idioma, siempre tienen fichas con dibujos para ayudarle a entender qué van a hacer en cada momento o cómo se llama esa fruta que está en la mesa y que él no quiere comer. Saben que es capaz de hacer sólo un puzzle de 100 piezas, pero que no hay manera de convencerle para que se ponga los pantalones del derecho (seguimos intentándolo).



Yo estoy muy contenta con el sistema, tanto que no echo de menos los deberes, los cuadernos de palotes, ni las ansias por aprender las letras y los números. Curiosamente sin haber hecho ningún esfuerzo Pol reconoce el abecedario en 4 idiomas y sabe contar hasta 100 en al menos dos.

Me gusta que aprenda jugando, que disfrute del camino. Sé que llegará el momento en el que tendrá que sentarse en un aula a escuchar, que no podrá pasarse la vida corriendo al aire libre sin preocupaciones, pero mientras esté en mi mano su infancia será lo que él quiera que sea y nosotros estaremos a su lado en este maravilloso viaje.

36 comentarios:

  1. Me ha gustado mucho como lo has explicado. La verdad es que tendría que ser así...que el niño tubiera la libertad de ir a su ritmo. Por lo menos al principio.
    Gracias.

    ResponderEliminar
  2. Me encanta Conchi! Y me da mucha envidia porque aquí todo son prisas y ansias y normas rígidas que no permiten que los niños experimenten y aprendan como deberían hacerlo; cada uno a su ritmo...

    ResponderEliminar
  3. Muy de acuerdo con este tipo de educación! Yo estudié en una escuela donde se nos dejaba elegir qué queríamos aprender y donde no había exámenes (sí autoevaluaciones). Cuando llegué a 1º de BUP me topé con realidad de un sistema "normal" con deberes, exámenes y clases magistrales. Al principio me costó pero solo te digo que los que veníamos de mi escuela "hippie" sacamos las mejor notas de selectividad. Enseñar a aprender, eso es lo más importante, entender lo bonito que es aprender y hacerlo para nosotros, no porque nadie nos obliga.
    Estoy seguro que Pol tendrá un gran futuro! :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si no te importa, dónde??? pública no verdad? yo soy maestra de pública y ya me gustaría a mí!!!!!! me intento aproximar en lo que puedo y me "dejan"!!! cómo tenemos que cambiar y qué manía con que "hippie" es lo que no es como los demás! Saludos.

      Eliminar
    2. Hola Montsequibu, mis hijos van a la escuela publica en un pueblo cerca de Barcelona y el método es este mismo, lo que evidentemente si que hay horarios de entrada y salida pero los niños aprenden a su ritmo y es genial, yo estoy muy contenta. Lo recomiendo a todo el mundo.

      Eliminar
  4. Creo que voy a llorar de emoción. ¡Qué bonito lo que cuentas! Ojalá, creo que no hace falta decir más. Javi y yo estamos en un proyecto con un grupo de padres y una escuela pública para conseguir acercarnos lo más posible a eso y es duro. Todo en contra. Pero nosotros hemos estudiado en un cole "diferente" y nos gustaría que nuestros hijos vivieran como nosotros la ilusión de ir al colegio, la alegría por aprender, por descubrir el mundo... Lo dicho: ojalá.

    ResponderEliminar
  5. Qué envidia tan grande :) Aunque estoy encantada con mi guardería y mi colegio, sí que me apetecería que hubiese menos reglas y más fomento de la curiosidad natural. Creo que las personas, da igual la edad que tengamos, cuando tenemos ganas de aprender algo, lo aprendemos, lo buscamos, nos interesamos e invertimos mucho esfuerzo. Pero cuando nos obligan, nos lo dan todo masticado y nos marcan unas pautas, nos cuesta mucho más. Me ha encantado, muchas gracias.

    ResponderEliminar
  6. Pues sí.... muy buen método el finés!!! Lo importante es que los niños disfruten, que tengan ganas de hacer cosas, de aprender,.... y así todo vendrá rodado. Gracias por compartir la experiencia Conchi. Un saludo, Elena.

    ResponderEliminar
  7. Jo, hasta se me saltan las lagrimas de leerlo... es maravilloso!!!

    ResponderEliminar
  8. Cuándo decimos que nos trasladamos allí. Propondría llevar a los políticos de educación y que aprendan.
    muy buen artículo, besos preciosa.

    ResponderEliminar
  9. La verdad es que el sistema educativo en Finlandia es muy interesante, no solo a nivel de guarderia pero mas adelante tiene un planteamiento que cuando me cuentan mis amigos finlandeses parecen que me hablan de una realidad paralela o de ciencia ficcion directamente.

    Como se puede encontrar este tipo de educacion en España? En Finlandia seguro que no tiene nombre es la manera en la que lo hacen pero me pregunto si en España recibe algun nombre para intentar buscar algo parecido.

    ResponderEliminar
  10. A medida que iba leyendo, iba asintiendo porque se parece mucho al sistema de los Kindergarten o Kindergruppen de Austria :-)

    ResponderEliminar
  11. Que suerte de que pueda ser así.
    Yo tengo mirado una escuela libre de por acá que hacen practicamente lo que describes, es decir más flexibilidad, más juego, no imposiciones... Ojalá eso hiciesen aquí también.
    Besos

    ResponderEliminar
  12. Que maravilla!! Aquí se les exprime demasiado ya desde muy pequeñitos, pobres. Por suerte cada vez hay más escuelas libres que trabajan de la misma manera que explicas y esperemos que poco a poco sean la mayoría. Nosotros ya tenemos vistas un par para nuestro peque, donde el funcionamiento es casi igual que lo que has contado. Gracias por compartir tu experiencia bonita! :)

    ResponderEliminar
  13. Soy maestra de infantil y mami, no sabes la enviiiidia que me da leer este tipo de día a día en tu niño, sin obligaciones ni presiones de lo que han de hacer en cada momento, sin horarios de llevarlos, cada uno con su ritmo personal y familiar y lo del exterior, ufff cuánto tenemos que aprender!!!!!!!! Saludos y que siga sieno feliz ese pequeño gran niño!

    ResponderEliminar
  14. Me encanta el post de hoy , ojala aquí pudiéramos escoger este tipo de educación , si es cierto que cada vez hay mas centros con un tipo de educación diferente a la convencional , aquí en Asturias ya hay varios funcionando , pero por desgracia aun funcionan como cooperativas o centros privados que no todos nos podemos permitir . Yo creo que esa libertad en los primeros años de la educación , les motiva muchísimo y les permite desarrollar sus inquietudes .

    ResponderEliminar
  15. En La Garrotxa hay una escuela que sigue la pedagogía Waldorf, se llama La Llavor (la semilla). En sus orígenes empezó siendo un proyecto de 4 "hippies". Y eso crea mucha reticencia, se critica directamente, sin siquiera conocer el el fondo ni los detalles.
    Ahora hay un grupo importante de familias que con fuerza y mucha ilusión intenta demostrar que esta escuela es posible y NECESARIA!!!
    Cada niño tiene su ritmo, sus intereses y sus particularidades, y lo que la gran mayoría no sabe, es lo básico que es respetarles desde pequeñitos. Eso será su fortaleza para sobrevivir en la selva de leones que vivimos.
    Desde aquí querría felicitar y animar a todos los maestros y maestras de la enseñanza pública que intentan poquito a poquito introducir cambios, a pesar de los limitadísimos recursos y la oposición de muchos de sus propios compañeros.

    ResponderEliminar
  16. Que suerte tiene Pol de "estudiar" allí! Yo desde que tengo un hijo en edad escolar estoy muy sensible con el tema
    Y España me parece que está muy a la cola ...
    Menos lo del rato de la siesta, que a partir de los 4 ya me parece que sobre, el resto me ha encantado... yo siempre odie la hora de la siesta, hoy tampoco la duermo ; ) Y mi hijo la dejó el solito a los 3 años.

    Aquí las cosas veo que han cambiado respecto al colegio que yo conocí. Mi hijo no aprende el abecedario, por ej. Van viendo las letras según salen en el proyecto que trabajan. Eligen proyectos por votación: los toros, los girasoles... y los padres colaboramos en preparar algo de material sobre el tema que los niños llevan al cole y cuentan a sus compañeros. La rutina incluye el momento rincones: pintar, números, ordenador, cocinita, disfraces, construcciones y libros. Cada niño elige a que rincón va. Pero no a lo largo de la semana no pueden repetir rincón. Así que es una libertad entre comillas. Mi hijo se pasaría el dia dibujando y construyendo.

    ResponderEliminar
  17. Fantástico, sencillamente fantástico. No se me ocurre nada más....

    ResponderEliminar
  18. Me parece fantástico todo lo que está haciendo Pol! Creo que efectivamente en esta edad lo más importante para los niños es descubrir y jugar...

    Gracias por enseñarnos un poquito más sobre la educación en Finlandia :)

    ResponderEliminar
  19. ALUCINO, PERO ES QUE EN VUESTRAS CASAS LOS NIÑOS NO TIENEN NORMAS, HACEN LO QUE DESEAN EN CADA MOMENTO, COMEN, DUERMEN CUANDO QUIEREN? DÓNDE SE EDUCA EN LA RESPONSABILIDAD, EL ESFUERZO, LA AUTONOMÍA, LA SUPERACIÓN DE DIFICULTADES, LA TOLERANCIA A LA FRUSTRACIÓN? NO SE FRUSTRAN NUNCA SI NADIE PONE LÍMITES A SUS DESEOS, Y ÉSE ES UN APRENDIZAJE INDISPENSABLE PARA MADURAR Y CRECER, SÍ CRECER, PORQUE PARECE QUE NO QUERÉIS QUE VUESTROS HIJOS CREZCAN Y ASUMAN RESPONSABILIDADES, QUE SEAN SIEMPRE VUESTROS BEBÉS. ASÍ TENEMOS ESTA SOCIEDAD INFANTILIZADA, CON PADRES CUARENTONES CON COMPORTAMIENTOS ADOLESCENTES.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo en todos esos valores que describes, pero no creo que los niños tan pequeños lo aprendan por tener un horario estricto en la guardería o porque estén sentados en una silla haciendo todos lo mismo, sin dejarles desarrollar su imaginación o investigar que es lo que les gusta y qué no. Ya tendrán tiempo más adelante para cumplir normas cuando lleguen a la escuela o a la universidad.

      Además opino que la responsabilidad, el esfuerzo y la tolerancia, entre otros muchos valores, deben aprenderse en el núcleo familiar y de ahí, con apoyo de los educadores, extenderlo a la escuela.

      Me encanta ver crecer y madurar a mis hijos, a pesar de estar tan cerca de la cuarentena que mencionas. Quizás por ello sé mucho mejor que a mis 20 años lo importante que es es ser autónomo, crecerse frente a las dificultades o no rendirse frente a las frustraciones. Quiero enseñar a mis hijos que las cosas cuestan y que hay que ganarse el respeto de los demás y trabajar para lograr las cosas. No tengo lo que tengo, ni he llegado dónde estoy por suerte o por casualidades de la vida.

      No conozco a la sociedad infantilizada que mencionas, ni a muchos padres de mi alrededor con comportamientos adolescentes. Más bien son gente que trata de informarse y ofrecer a sus hijos lo que consideran mejor para ellos, pero por supuesto es mi experiencia y sólo hablo en primera persona.

      De todas formas agradezco todas los puntos de vista y creo que hablando se entiende la gente.

      Una última cosa, sólo a nivel informativo, Brujilla comenta que gritas porque en internet las mayúsculas se consideran gritos. Supongo que es algo que desconocías y espero que no te parezca mal que te lo comente

      Eliminar
  20. No creo que merezca la pena ni contestar a una persona que grita en vez de hablar.
    Mi hijo acude a una escuela que esta empezando con la pedagogia montessori en infantil, e intentan hacer algo "similar" , aunque con horarios y sin tanta salida.. y a veces cuesta entender que con esa forma de educacion acaben aprendiendo.. pero lo hacen, a su ritmo y sin agobios

    ResponderEliminar
  21. La leche! Anónimo se está creciendo...ya grita y todo.

    ResponderEliminar
  22. Oye...ya que se ha pasado por tu casa, que es la mía, aprovecho y le deseo de corazón que la vida le de muchos hijos y una cuarentena plena. Y si ya los tiene o ha llegado le deseo muchas nueras.

    ResponderEliminar
  23. Oye...ya que se ha pasado por tu casa, que es la mía, aprovecho y le deseo de corazón que la vida le de muchos hijos y una cuarentena plena. Y si ya los tiene o ha llegado le deseo muchas nueras.

    ResponderEliminar
  24. Pues si, desconocía que las mayúsculas indicaran griterío. También pensaba que uno podía opinar libremente por estos sitios, pero ya veo que no. A no ser que sea para adular al propietario o decir amén a sus opiniones, uno se arriesga a ser maltratado, rechazado...Es curioso, la imagen de dulzura, paz y belleza que desprenden las titulares de algunos blogs que han comentado anteriormente y la mala leche que se gastan como no compartas el pensamiento dominante por estos lares. Ay, ay, ay ....esa doble faz.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo, aquí se puede opinar libremente, al menos si los comentarios no son obscenos o agresivos, lo cual no es tu caso.

      Por ese mismo motivo, no te puede parecer mal (o extraño) que la gente no esté de acuerdo con tu opinión o con tus formas. Aunque quiero suponer que no pretendías ofender con tus comentarios, en cierta forma así ha sido. Somos padres que nos preocupamos por jugar con nuestros hijos, pero no por tratarlos como si fueran nuestros juguetes.

      La amabilidad no está reñida con las palabras claras. Al menos eso espero.

      Eliminar
  25. Y buena leche para mantenerlos...

    ResponderEliminar
  26. Y buena leche para mantenerlos...

    ResponderEliminar
  27. El post es precioso pero lo mejor es que ES VERDAD. Lo dices tú y yo, que hace tiempo que leo y releo sobre educación sólo puedo decir lo que Ara: AMÉN. Sigo "investigando" porque, ahora, mi hija ya es universitaria: una futura MAESTRA DE EDUCACIÓN INFANTIL en sus primeras prácticas. Su carácter, su sensibilidad y su vocación no la podían llevar hacia otro camino: lo había deseado desde que era muy pequeña. Sus elecciones y sus deseos (porque sí, me he permitido el "lujo" de RESPETARLA y "dejarla elegir") han sido y siguen siendo coherentes y, hasta la fecha, le aportan, entre otras cosas, felicidad y deseo de aprender, que no es poco si echamos un vistazo alrededor.
    Poder elegir es vital: respetar los deseos (y los "tempos") de nuestros hijos y ayudarles a crecer y a conseguirlos, más allá de una obligación de padres, se convierte en un acto de amor necesario e imprescindible. La estructura sobre la que todo ello se ha de consolidar se va formando día a día, desde que nuestro hijo nace y especialmente durante dos etapas decisivas: de los 0 a los 3 y de los 3 a los 6: la Educación Infantil no es un lugar donde aparcar a los hijos mientras trabajamos... La Educación Infantil no es ninguna tontería, por si alguien lo duda a estas alturas... En Finlandia, como nos explica Conchi, lo que hacen es ayudar a crecer al niño en esas etapas, preparando el terreno para todo lo que vendrá después. La profesión de maestro. allí, goza de un gran prestigio y no todo el mundo puede acceder a la carrera: sólo lo consiguen un 10% de los aspirantes. El sistema educativo finés NO TRABAJA SIN OBJETIVOS, lo que sucede es que no trabaja con los mismos objetivos con los que lo hacemos aquí: trabajan la estructura emocional del niño desde el ACOMPAÑAMIENTO: no se trata de una educación directiva al 100%, como básicamente sucede en nuestro país. Para Finlandia sus niños son su tesoro: coherencia social, ni más ni menos. El empeño de la escuela (preescolar) finlandesa no es que los pequeños aprendan a leer, a contar, a sumar o, en el peor de los casos a competir con el compañero. Su empeño tiene que ver con conseguir LA MADUREZ EMOCIONAL E INTELECTUAL DEL NIÑO, siempre desde la empatía y el respeto a la diversidad y, sobre esa base, se construye. A medida que ESA estructura se va consolidando el niño se va formando como persona y puede ir asumiendo conceptos puramente escolares y, así, sucede que, un día, Pol llega a su casa y se pone a dibujar animales de Altamira porque ESE fue su momento y su tiempo de aprendizaje: ha llegado a él sin frustración, sin lágrimas y sin traumas. Sin sentirse diferente, ni mejor, ni peor... Ha llegado a él desde la observación y, sobre todo, ha llegado a él desde su propio deseo, desde su propia voluntad y, eso, NO TIENE PRECIO porque le lleva a entender que aprender no es doloroso, que puede resultar divertido y que él también lo puede hacer.
    Como decía al principio, Sarah, ayer, empezó las prácticas: "sus" alumnos tienen 5 años. El colegio no tiene nada que ver con lo que nos explica Conchi: la cruda realidad!
    Llegó a casa "ambigua". Hablamos: feliz con "sus" niños", encantada con los dibujos que le regalaron, pero detrás de los "detrases" pude ver una cierta tristeza, sutil tristeza que a una madre nunca se le escapa. Yo diría que si a mi hija le dan a elegir entre el sistema finés o el español, creo que se queda, sin pensarlo, con el finés, así, sin anestesia, a lo loco, actuando como la futura cuarentona adolescente que será... Ojalá algunas de las COSAS QUE PASAN EN HELSINKI pasaran en España...
    Gracias por el post, Conchi. Como siempre, un placer, si no fuera así, no te visitaría. Bss!

    ResponderEliminar
  28. Hola, soy Alicia, directora de la Escuela Infantil Arco Iris de Santa Olalla del Cala. Recordaba que alguna vez había visto tu blog, pero hoy, gracias a aubrey and me y mr. wonderful, he vuelto a leerte. Y he leído esta entrada... y me he emocionado.

    Llevo formándome para acompañar a niños y niñas de 0 a 3 años en su aprendizaje toda la vida (o eso me parece a mi). Y de ell@s también he aprendido muchísimo. La educación del Norte de Europa e Italia siempre fueron mis referentes y he investigado muchísimo tanto en la Universidad como en proyectos posteriores y hoy he podido leer de primera mano la práctica. He visto miles de documentales y tú diciendo no conocer el Sistema Educativo, me has transmitido perfectamente la ideología y la metodología que prima.

    Te doy las gracias por este post y por lo que, con él, me has hecho sentir.

    Decir, que en nuestra Escuela trabajamos mediante el constructivismo enfocado en las inteligencias múltiples. Apostamos por una pedagogía lenta, que respete el ritmo de aprendizaje de cada alumn@ y promoviendo una metodología libre y naturalista... Creo entender que el anónimo, que ha comentado anteriormente, no conoce como este tipo de metodologías se suelen llevar a cabo por parte de profesionales. En nuestro caso nos permite vivir en autonomía y autogestionar nuestras necesidades. Le damos libertad a los niñ@s para que ellos mismos aprendan los mecanismos y esto no conlleva libertinaje. Solo se aprende haciendo.

    Claro que para llevar a cabo estos principios se deben establecer unas normas, normas que se consensúan entre tod@s y que tod@s hacemos cumplir. Los límites nos permiten vivir en sociedad, y si aprendemos a establecerlos mediante la razón no encontraremos vergüenzas, bajas autoestimas y frustraciones. Si no que tendremos la suerte de aportar a nuestra sociedad personas felices y que quieren hacer felices a los demás.

    Os invito a conocernos y por mi parte yo me quedo por aquí porque me he enamorado de este blog.

    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
  29. Conchi estas viendo diferencias entre el sistema más educativo fines y el danés?

    ResponderEliminar

No hay nada que más me gusta que saber quién hay al otro lado.
Gracias y bienvenidos!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...